Fábrica de Ladrillos Fuentes

Hace semanas los amigos de @zonamesaylopez nos preguntaban en twitter por este edificio que se ve en una de las fotos de la Iglesia del Pino.
La búsqueda ha sido larga y algo infructuosa, la verdad, pero ha servido para descubrirnos algo que desconocíamos: Y es que la mayoría de las casas antiguas de la zona de Alcaravaneras, que recordarán se llamaba barrio de Arenales, no sólo están construidas sobre arena, es decir sobre lo que una vez fueron dunas de arena, sino que también están construidas con arena.

El proceso de construcción en las Islas Canarias ha sido siempre diferente del de la península por una razón muy sencilla la ausencia de ríos y por lo tanto de los materiales necesarios para hacer los típicos ladrillos cerámicos que se ven por todos lados en península. Y la importación de dichos ladrillos estaba al alcance de pocos.

Así no es de extrañar que triunfara este invento alemán, el ladrillo silicocalcáreo, que se realizaba uniendo arena y cal a alta presión con vapor de agua, y dejándolos fraguar durante 8 horas tras las cuales se obtenía un ladrillo robusto de 25cm x 12cm x 6cm con aspecto de gigantesco terrón de azúcar.

La fábrica era propiedad del famoso empresario de la época Eufemiano Fuentes Cabrera, que también tenía exitosas fábricas de tabaco. De hecho estos nuevos ladrillos, más pequeños y manejables que los cantos puzolánicos (de piedra) usados hasta entonces, se conocían como ladrillos de Fuentes.

La fábrica se encontraba en la calle Montevideo, y de la cual sólo sabemos por testimonios de personas que vivieron en dicha calle que debió derruirse en los años 60, época en la que ya se usa el bloque de cemento y picón, que se sigue usando actualmente en la construcción y que tiene la ventaja de ser más ligero, resistente y barato de producir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.