Castillo de Mata

Seguimos con los Castillos de Las Palmas y tras la Torre de Santa Ana debemos hablar del Castillo de Mata, ya que, como vimos, ambos protegían desde sus extremos la muralla norte de la ciudad. En origen no era más que un cubelo o torreón circular con forma de casamata. Una casamata en terminología militar sería cualquier construcción destinada a albergar artillería y que la cubra. Es evidente que el nombre de Castillo de Mata viene de ahí, y podemos ver referencias en el plano de las palmas a él como Baluarte de Casamata.

Construido por Juan Alonso Rubián en 1577, en la parte baja se encontraban alacenas y dormitorios, mientras la parte alta estaba habilitada para la vigilancia. Fue dañado en el ataque a la ciudad por parte de Pieter van der Does en 1599, y, aunque la ciudad y el castillo de San Francisco fueron tomados por los invasores, el cubelo realizó dignamente su función.

Los siguientes años, y durante la primera parte del s.XVI, comienzan las tareas de reconstrucción de las murallas y fortificaciones encargadas por el nuevo gobernador don Jerónimo de Valderrama y Tovar a Próspero Casola (ingeniero militar residente en la ciudad) y es cuando el baluarte de Casamata se amplía considerablemente y se convierte en el Castillo de Casa Mata o, como se terminará llamando, Castillo de Mata. Las excavaciones para su conversión en museo sacaron a la luz la estructura del cubelo original, ya que, con el fin de proteger la artillería, éste se rellenó de tierra en el momento de la ampliación.

El Castillo volvió a tener un uso militar en el s.XIX, siendo convertido en el Cuartel de Mata o Cuartel de Alonso Alvarado. Sufre nuevas ampliaciones y ya en 1978, el Ministerio de Defensa cede la propiedad al ayuntamiento de la capital. Los siguientes años cae en abandono y ocupación, con la destrucción de los elementos de madera y hierro que quedaban en su interior. Hasta 1997, cuando se empieza a plantear su recuperación y 2003, cuando comienzan las excavaciones arqueológicas.

Actualmente es el Museo de la Ciudad y del Mar, y además de poder visitar la parte arqueológica del Castillo, también acoge una exposición permanente sobre la historia de la ciudad y exposiciones temporales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.